In Automatización Fiscal, Digitalización Fiscal, FinTech, LegalTech, TaxTech

El COVID19 está presentándonos de una manera involuntaria muchas oportunidades de las que debemos aprender y tomar en cuenta para avanzar en nuestra economía, actuando y operando de forma diferente a como lo hemos hecho hasta ahora.

La tecnología en su sentido más amplio esta ahora de forma casi permanente en nuestras empresas y en nuestros procesos, y así va a ser a partir de Ahora. Oímos más que nunca conceptos como Artificial Intelligence, IoT, Blockchain, o Quantum Computing, y similares.

Como Gerente Fiscal y Abogado me sorprende sin embargo una cosa. No paro de ver y leer publicidad de cursos on-line, artículos, discursos y conferencias múltiples sobre FinTech y LegalTech, ahora más que nunca.

Desde luego que no es ya el futuro, sino el presente, la necesidad de aplicar la tecnología a los campos de las Finanzas y de Legal, presentes en el devenir diario de personas físicas y jurídicas.

Sin embargo, durante esta etapa que estamos vivimos por la pandemia del COVID19 una cuestión es no ya importante, sino crucial para la economía de cualquier país. La necesidad de que las administraciones fiscales sufran lo menos posible dicho impacto y los contribuyentes cumplan con sus obligaciones fiscales de contribución de impuestos y transmisión de información con relevancia fiscal. Si no, estaría en difícil balance soportar la recuperación económica y social producida por la pandemia.

Por ello, creo que ahora más que nunca es necesario que las empresas de todo tipo de tamaño opten por la TECNOLOGIA EN LA FUNCION FISCAL. Es hora de empezar a usar diariamente el concepto TaxTech.

Hay que apostar por la DIGITALIZACION FISCAL.

La digitalización de la función fiscal dentro de una empresa a través de la automatización de procesos con herramientas tecnológicas, como pueda ser la integración de softwares o aplicaciones en los sistemas internos de reporte, o el uso de ellos a través de la herramienta Cloud, permite a los contribuyentes dos ventajas:

  1. eliminación de riesgos, al reducirse o eliminar la intervención manual en los procesos fiscales.
  2. garantía del Compliance Fiscal, al quedar automatizado gran parte de los procesos fiscales.

La automatización fiscal posibilita una estandarización del manejo de los datos fiscales y un análisis pormenorizado de los mismos que permite con ello una transmisión de la información más analizada y segura a la administración. Con la consiguiente ventaja de eliminación de requerimientos o controles fiscales por parte de aquella, y por consiguiente conseguir una mayor reputación fiscal para la empresa.

Pero es además una necesidad imperiosa para la realidad de la empresa contribuyente, por dos escenarios reales:

Por un lado, los gobiernos cada vez emiten multitud de normas y leyes fiscales para atraer e fiscalizar cualquier acción diaria que pueda tener relevancia fiscal a nivel nacional e internacional. Las agencias tributarias de los gobiernos cada vez más implementan modos electrónicos y tecnológicos de obligado cumplimiento para los contribuyentes, para que estos cumplan con sus obligaciones encaminadas a los objetivos recaudatorios de los gobiernos.

Por otro lado, sin embargo, las empresas tienen que focalizarse en su negocio, reducir costes, optimizar su eficiencia y tiempos en el compliance fiscal al que se les obliga para dedicarlo de forma más fidedigna al análisis fiscal de las operaciones comerciales y económicas que puedan llevar a cabo en una economía globalizada como las nuestra.

Empecemos ya a usar e implementar el concepto TaxTech.

Presiona Enter para buscar